P.I.G.S. sigue en Málaga

“En nuestra literatura, todo lo que no es folclore es pedantería”

(Juan de Mairena.  Antonio Machado)

 

Las compañías Trenéticos y Teatro Inflamable están empeñadas en seguir representando P.I.G.S. a lo largo y ancho de Málaga, bajo la atenta dirección de Juan Luque. Han pasado ya por Pizarra, Álora, Campillos -donde ganaron un certamen teatral-,  Estepona, Monda y también por dos salas de Málaga capital (Urte Teatro y La Cochera Cabaret). En total, 16 funciones, que ya es una cantidad respetable  a la que muchos espectáculos llamados “profesionales”  no han podido llegar.

Escena de P.I.G.S

Escena de P.I.G.S

               Viéndoles actuar en Monda, con una entrega que me sorprendió gratamente, pensé que sin el entusiasmo y la dedicación de compañías como Trenéticos y Teatro Inflamable, y sin el trabajo de directores tan comprometidos como Juan Luque, el Teatro sólo se quedaría en las grandes ciudades o, a lo sumo, en las capitales de provincia. Hablo de lo que muchos llaman “Teatro con mayúsculas”, que para mí tiene más que ver  con un alto caché, actores famosos gracias a la televisión  y gente con prejuicios que piensa que llevar la obra en la que están implicados a un pueblo pequeño sería manchar el currículum por aquello de “dar manjares a los cerdos”.  Hablo de esos teatreros que de puertas para fuera van de progres pero que en realidad son elitistas en lo  artístico y en lo intelectual -si es que puede hablarse de ambos conceptos por separado-.

Monda (Málaga)

Monda (Málaga)

     El público de un pueblecito como Monda nunca será el mismo que el de  una sala alternativa de Madrid, Barcelona, Sevilla o Bilbao. Pero es que tampoco tiene por qué serlo. En un pueblecito como Monda un espectáculo teatral es todo un acontecimiento y van a verlo desde los niños a los abuelos. Y es bonito ver cómo ese montaje que quizá hubiese pasado desapercibido  en la cartelera de una gran ciudad, aquí se convierte en un acto relevante que aglutina y convoca a los vecinos del lugar.

    Lo que vi en Monda me hizo recordar “El Teatro del Pueblo” -que dirigió Alejandro Casona durante cinco años, dentro de las Misiones Pedagógicas fundadas por Manuel Bartolomé Cossío – y “La Barraca” de García Lorca, compañías que recorrían el mapa rural de la península  “llevando los gozos del arte a los más apartados  rincones campesinos”, según escribió el mismo Casona. Y añade: “El teatro estudiantil  de las Misiones era una farándula ambulante, sobria de decorados y ropajes, saludable de aire libre, primitiva y jovial de repertorio. Formado por estudiantes y consagrado a auditorios sin letras, no podía ser de otra manera. Si alguna obra bella puedo enorgullecerme de haber hecho en mi vida, fue aquella; si algo serio he aprendido sobre el pueblo y teatro, fue allí donde lo aprendí. Allí comprobé una vez más que los grandes autores cómicos universales pueden divertir  noblemente a un auditorio rural, y acaso más profundamente que a un público cultivado. Lo que en este es previa disposición sumisa al prestigio de un nombre, es en aquel espontánea adhesión al tema fértil, a la expresión jocunda, a esa mezcla de honradez esencial  y sabrosa malicia que le es tan familiar. Al revés de lo que ocurre en las salas urbanas, la obra vive con total independencia del autor y con vida más fuerte que la suya.  No hacíamos más que devolver al pueblo lo que es del pueblo, o por derecho de invención o por colonización tradicional. ” (Prólogo de Retablo Jovial).

Una representación de "Teatro del Pueblo"

Una representación de “Teatro del Pueblo”

   Pero hoy el día el público de un pueblo, por pequeño que sea, ya no es el mismo que en los años 30. No.  Ahora existe la televisión, el dvd, internet…   Los espectadores ya están entrenados en la narrativa audiovisual más exigente. Y eso lo saben todos estos actores que, a pesar de que no se ganan la vida con el teatro porque tienen otros oficios y sólo hacen esto por diversión -lo cual me parece muy loable-, intentan dar lo mejor de ellos mismos en escena. Porque piensan que cualquier público, sea el de una sala alternativa de renombre o el de  un pueblo pequeño, se merece recibir la mejor versión de su trabajo. Y eso es muy loable, porque entre otras cosas mantiene vivo el tejido cultural de nuestro país  y mantiene vivo el sentido festivo y lúdico que debe tener el Teatro.

Gracias, Trenéticos. Gracias, Teatro Inflamable. Y gracias, Juan Luque.

Estreno en México de AMANECER EN ORÁN

Escena de Amanecer

Escena del montaje de Xchamana de Amanecer en Orán

Hace pocos días se estrenó en Chihuahua (México), bajo la dirección del director Oswaldo Tarrés, mi obra AMANECER EN ORÁN. Para mí ha sido muy emocionante seguir el proceso de creación, del que me iba haciendo partícipe el director. Tenía mucha curiosidad por saber cómo se viviría en México -que también sufre el fenómeno de la inmigración ilegal- una historia inspirada en la realidad de nuestra propia situación en el Estrecho de Gibraltar. Éstas son las palabras de Oswaldo Tarrés tras el estreno: “Estoy realmente emocionado con el resultado de la obra, la gente se enamoró del texto, de los personajes, las luces, todo un éxito resultó… según la opinión del público y la prensa. Sin embargo, a mi como actor y ahora director, me quedó un espacio a llenar, nada que no podamos resolver con las próximas funciones.” Naturalmente la noticia me alegró mucho. Y que el director encuentre cosas por mejorar me parece lógico y necesario después de una primera función, las obras van creciendo con el contacto constante con el público, se encuentran nuevos matices, hallazgos imprevistos, se eliminan aspectos superfluos que al principio parecían importantes, se llenan huecos que antes no habíamos descubierto que existían…

Escena del montaje de Xchamana de Amanecer en Orán

Escena del montaje de Xchamana de Amanecer en Orán

Ésta es la crítica que recibió la obra en EL DIARIO y que Oswaldo Tarrés ha tenido a bien hacerme llegar: ” EXITOSO DEBUT DE OSWALDO TARRÉS COMO DIRECTOR. Un texto difícil, combinado con una temática complicada, seguido de un buen ritmo y dirección, mereció la ovación este fin de semana de la puesta en escena “Amanecer en Orán” de Ignasi García Barba en el Teatro de Cámara de la Facultad de Artes de la Universidad Autónoma de Chihuahua, donde fue el debut como director de Oswaldo Tarrés, quien llevó al límite esta obra con una dinámica bien llevada para el asombro del respetable.

   La obra fue puesta por la nueva agrupación teatral chihuahuense “Xchamana”, que demostró que el teatro es un mundo de imaginación siempre y cuando el corazón esté en el trabajo, tal y como demostró el joven director y sus actores con el montaje poco convencional pero bien puesto en el escenario. Además de ser la primera obra que dirige, también aprovechó para hacer un homenaje a su maestro de teatro por muchos años, el primer actor Jesús Ramírez, quien presenció la obra, aplaudió y habló muy a favor de su joven aprendiz, quien se atrevió a montar la obra, cuyo texto es complicado si no se tiene el cuidado y el dinamismo adecuado, por lo cual recibió una gran felicitación.

      El elenco de “Amanecer en Orán” está formado por Mauricio Torres, Antonio Oswant, Karlos Bahena y Oswaldo Tarrés, quien dirige e interpreta un pequeño papel, junto al Equipo Técnico Creativo Jay Jazz,Gloria River y Sandra Aboite Soto.

     La obra narra la historia de Bilal e Hicham, únicos inmigrantes ilegales argelinos que sobreviven al naufragio de una patera, llena a costas españolas en busca de una mejor vida. Ya en la playa, se enfrentan a la desconfianza entre ellos así como de los abusos de quienes se aprovechan de la ignorancia y miedo para sacar dinero. Sin embargo, a pesar de superar temores y obstáculos, siempre se ven discriminados por su raza, que también implica conflictos entre los dos sobrevivientes, que por más amigos que puedan llegar a ser, siempre habrá una desconfianza entre ellos, como si fuera parte de la misma naturaleza humana.

“Me fue gustando, me fue involucrando para conocer los motivos que habían impulsado a tanta gente a abandonar Argelia. Siempre he escuchado sobre la inmigración en México, pero ahora pude ver esa misma problemática en Europa”, fue parte de lo que el director teatral comentó al hacer el montaje, el cual dijo ha sido una ardua tarea de investigación así como gran profesionalismo de los actores…”

Me dice Oswaldo Tarrés que los próximos 27 y 28 de agosto se presentará de nuevo “Amanecer en Orán”, dentro del programa permanente de Teatro de la Universidad Autónoma de Chihuahua.  Espero que pueda seguir poniendo en escena la obra, para verla crecer y como justo premio a su trabajo y al de su equipo. Desde aquí, mi más sincero agradecimiento y mi más calurosa enhorabuena para ellos.

UNA NUEVA COLECCIÓN DE TEATRO PARA JÓVENES

EL DELEGAT_

ESPERANDO A GODOT EN IDOMENI

20160512_133122

Massoud es un niño sirio de 8 años que llegó con su madre y cuatro hermanas más a Lesbos en marzo. Iban al encuentro de su padre, que consiguió llegar a Alemania y ahora tiene un trabajo allí; pero al llegar a Idomeni siguiendo la vía del tren se encontraron con la frontera macedonia cerrada. Ahora él, su madre y sus hermanas se “alojan” en la parte central de una gran tienda de campaña montada por Médicos Sin Fronteras, en un cubículo formado por dos literas alrededor de las que han puesto unas mantas proporcionadas por ACNUR, a modo de cortinas, para poder tener cierta sensación de intimidad y privacidad. Como él, muchos otros niños viajan solos con sus madres con la esperanza de llegar a Alemania. Algunos para reencontrarse con sus padres, que llegaron allí a modo de avanzadilla; otros simplemente huyendo del horror de la guerra y la muerte, no tienen un padre que les espere en ninguna parte porque murió víctima de la guerra, de la represión, de las fuerzas de seguridad turcas -que intentan evitar con todos los medios a su alcance que los refugiados se echen al Egeo para llegar a Grecia- , o víctimas del propio mar Egeo.

Massoud

Massoud

Así pues, Massoud encima debe considerarse afortunado. Porque su padre vive y le espera en Alemania, porque aún le queda una madre que cuida de él, porque ha conseguido sortear a las mafias que trafican con niños y porque se aloja en una tienda de campaña que no se llevará el viento ni difícilmente se inundará en caso de lluvias torrenciales, como las que están cayendo en estos últimos días y que han dejado inservibles centenares de tiendas. Su madre también debe sentirse afortunada, porque no ha perdido ningún hijo en la difícil travesía del Egeo y porque no tiene que dar a luz estando en Idomeni. Y es que a las que tienen que dar a luz se las llevan al hospital de Kilkis (la capital de la demarcación) y allí se les hace una cesárea sin contemplaciones y tras dos o tres días ingresadas se las devuelve a la mugre y a las condiciones nada higiénicas de Idomeni, a pesar de los esfuerzos de Médicos Sin Fronteras, de Médicos en Acción o de los médicos independientes que ejercen en una furgoneta acondicionada como ambulatorio que en Idomeni se conoce como “Alivio Dolores”.

Tanqueta de la policía macedonia custodiando la valla fronteriza de Idomeni

Tanqueta de la policía macedonia custodiando la valla fronteriza de Idomeni

Conocí a Massoud mientras ayudaba a los bomberos de EREC (Equip de Rescat i Emergències de Catalunya) a hacer un censo para repartir semanalmente a cada familia de Idomeni una bolsa con verdura y fruta. Cuando llegué como voluntario ya estaban haciendo diariamente  un reparto entre 450 familias, que recibían la bolsa dos veces por semana. Pero los refugiados les pidieron que hicieran sólo un reparto para así poder llegar a más familias. Porque si los refugiados de Idomeni comen, visten y tienen atención médica y anímica es gracias a las ONG y a los voluntarios que les asisten y que vienen de todas partes de Europa para dejar claro con sus hechos, con su solidaridad y con su entrega que ellos no tienen nada que ver con los gobiernos de sus países, gobiernos que les han cortado el paso a esos miles de seres humanos que huyen de la guerra, la muerte y la desesperación, les han denegado ayuda  y pagan a Turquía para que les haga el trabajo sucio y con toda seguridad ofrecen a Macedonia contrapartidas que ignoramos a cambio de que mantengan la frontera cerrada. Y miran hacia otro lado cuando los refugiados que logran llegar a Macedonia a través de las montañas son apaleados en el monte por la policía macedonia, que les devuelve maltrechos a Idomeni.

20160513_183729 20160512_140812

Al parecer la ayuda que voluntarios independientes y pequeñas ONG ofrecen a los refugiados no está bien vista por las autoridades, porque cada vez con más frecuencia los controles policiales que hay en los accesos a Idomeni les complican e incluso les prohíben el paso, dificultando  a sabiendas la distribución de comida. En cierta ocasión incluso se llegó a impedir el reparto matinal de leche entre los niños y en otra ocasión tuvimos que coger caminos secundarios hasta dar con un control policial más permisivo para que nos permitiera proveer al campamento de potitos, pañales y leche materna en polvo. ¿La razón? Dificultar más todavía el día a día de los refugiados en Idomeni para que adopten la solución que les ofrece el gobierno griego con el beneplácito de la Unión Europea: acudir a los campos oficiales regentados por el ejército, donde se les dice que serán bien atendidos y vivirán en mejores condiciones. Con ese fin diariamente se fletan autocares a Idomeni para transportar gratuitamente a esos campos a los refugiados que lo deseen (campos en los que, por cierto, pueden entrar muy pocas ONG). Con ese fin ACNUR ha instalado en Idomeni una megafonía que recuerda varias veces al día que existe esa opción. Y lo cierto es que el número de refugiados que desfila hacia esos autocares crece día a día. Pero la razón principal por la que acuden a los campos oficiales no es la comodidad: el gobierno griego les advierte que sólo renovarán su permiso de estancia en Grecia (que se les dio a su llegada a Lesbos o a Quíos por una validez de 3 meses) si abandonan Idomeni y van a esos campos oficiales. Así pues, la Unión Europea adopta a través de Grecia una solución históricamente muy suya: escurrir el bulto. Idomeni dejará de existir, sí, lo cierto es que tiene los días contados. Pero para esconder el problema debajo de la alfombra.

20160512_184718

Y tras Idomeni, que a día de hoy debe tener unas 8500 personas, vendrán los otros campos que hay cerca de la frontera macedonia: el ubicado en una estación de servicio EREK (con unas 2000 personas, la mayoría kurdas), el de la estación de servicio BP y el que se estableció alrededor del hotel Hara. Todos ellos de forma espontánea, al cerrarse la frontera los refugiados decidieron instalarse allí y permanecer a la expectativa.

Campamento de EKO Station

Campamento de EKO Station

Es sorprendente ver que, a pesar de la precariedad de sus vidas, a pesar del hambre y de las necesidades que pasan, los refugiados -lejos de lo que podrían pensar algunos- no roban en las tiendas de esas estaciones de servicio o de la estación de tren, muestran un respeto absoluto, ejemplar diría yo, por esos negocios ajenos. Es más, en la estación de servicio EKO por ejemplo pagan resignadamente los 2 euros que les piden por ducharse -los que pueden permitirse pagarlos, claro-.

Tienda y bar de EKO Station

Tienda y bar de EKO Station

Sábado 21 de mayo. Lleva todo el día lloviendo con intensidad e Idomeni se ha convertido en un barrizal. Muchas tiendas se han inundado e incluso han quedado cubiertas por el agua. Un grupo de voluntarios decidimos coger botas de agua para niños y calcetines del almacén central de material -fruto de donaciones- que hay al servicio de las ONG y repartirlas entre el mayor número de gente. Massoud acude a la fila de reparto. Nos cuenta que su madre no puede ir porque debe quedarse al cuidado de sus hermanas pequeñas y tampoco puede llevarlas consigo hasta nuestro punto de reparto a causa de la intensa lluvia. Le ha encargado a él que pida las botas para sus hermanas y Massoud me dice qué números de pie necesita. Un niño de 8 años haciéndose cargo de su familia. Pero él lo asume con una simpatía y un optimismo desbordantes, está convencido de que a pesar de lo que él y su familia están viviendo, un día logrará reunirse con su padre.

IMG-20160521-WA0006

Massoud se va tan contento con sus botas. Es la última vez que le veo, al día siguiente cogeré el vuelo que me llevará de regreso a casa. Antes de irme de Idomeni miro a mi alrededor. Al igual que en Esperando a Godot, Idomeni está lleno de vagabundos como Vladimir y Estragón. Miles. Como  ellos llegaron a un lugar indeterminado en un camino, junto a un árbol. Como a ellos su ropa andrajosa y sus botas no les vienen bien. Pozzo, el propietario de las tierras en las que esperan la llegada de Godot, aquí es el gobierno griego que en el mejor de los casos les observa con desconfianza. ¿O quizá Grecia en esta versión de la obra de Beckett es Lucky, el criado atado a una cuerda,  y su amo es la Unión Europea? Sí, probablemente ésa sea una interpretación plausible.  Lo que sí es cierto es que aquí ocurre lo mismo que en el Segundo Acto de Esperando a Godot: Pozzo y Lucky se han vuelto ciegos y mudos. Al igual que la Unión Europea.

Mientras tanto, más de 50.000 refugiados siguen esperando a Godot en Grecia.

20160518_160220

Visita al IES ALFREDO KRAUS de Madrid.

Photocall del IES Alfredo Kraus con motivo del día del libro.

Photocall del IES Alfredo Kraus con motivo del día del libro.

El pasado lunes 25 de abril, con motivo de los actos de celebración del Día del LIbro, tuve varias charlas con los alumnos y alumnas de Primero de ESO del IES ALFREDO KRAUS. Me invitaron a propósito de mi obra teatral EL CHIP EXPERIMENTAL, que habían leído en clase. Hablamos de lo que lleva a un escritor a escribir, les puse ejemplos sacados de mi propia experiencia para explicarles hasta qué punto un escritor vuelca parte de sí mismo en sus historias y en sus personajes. Comentamos también algunos recursos que hacen que la trama evolucione y crean interés por la historia, como la creación de conflictos externos e internos, los objetivos de los personajes, las urgencias, la aparición de obstáculos y las tensiones amorosas no resueltas. Pusimos ejemplos con El Chip Experimental pero también con novelas muy conocidas que algunos de ellos habían leído, como la Saga de Harry Potter, la Saga Crepúsculo o El Señor de los Anillos. Fue un dia muy agradable, en el que también tuve ocasión de escuchar sus comentarios y sus críticas constructivas sobre mi obra.

A continuación podréis ver  algunas de sus opiniones y reflexiones. Las imágenes están inspiradas en las que aparecen en El Chip Experimental, obra de  la ilustradora Ximena Maier.

02

01

03

04

05

06

07 - copia

07

08

09 - copia

09

10 (2)

11

12

13

14

16 - copia (2)

16 - copia

16

17 - copia

17

Próximas funciones

Próximamente coincidirán en la cartelera varias obras mías. Aquí tenéis un adelanto.

Sábado 23 de abril y sábado 30 de abril: RUTAS DE ALTO RIESGO.

Sala La Usina. Madrid.

Compañía Tassili Teatro.

RUTAS DE ALTO RIESGO CARTEL 2016“Esta obra, una ironía salvaje y aparentemente absurda, es sin duda un reflejo de los caminos antihumanos por los que a veces se mueve la mal llamada humanidad. La banalidad del mal, ese análisis de Hannah Arendt que señala la posibilidad de que el más sencillo y humilde de los humanos puede convertirse en el peor de los torturadores o incluso en un asesino, está presente en esta obra. La fatalidad y la curiosidad malsana se unen en un coctel que acaba haciéndonos dudar si podemos de verdad llamar humanidad a nuestra especie precisamente por la ausencia de la misma.

A lo largo de 60 minutos, por desgracia plenos de actualidad, descubriremos hasta donde puede llevarnos la manipulación y el servilismo y aunque siempre se dice que uno puede negarse a un acto y decir “no”, la falta de luz en la que podemos llegar a encontrarnos convierte a ese “no” en algo inexistente y es entonces cuando…”

 

 5, 6, 7, 8, 12, 13, 14 y 15 de mayo: P.I.G.S.

Sala Urte Teatro. Málaga.

Compañía: Trenéticos & Teatro Inflamable

teatro-pigs-(23)“Estamos en un Teatro donde aparentemente se va a representar una obra inspirada en Hamlet. Pero al poco de empezar, descubrimos que la Compañía Teatral se ha sumado a una iniciativa  que llevan a cabo otras asociaciones de los países de la Unión Europea llamados despectivamente PIGS (Portugal, Italia, Grecia y España), para organizar una consulta popular con el fin de saber si los ciudadanos de estos países en crisis quieren continuar perteneciendo a una Unión Europea que defiende antes los intereses de los bancos que los de las personas, o no. Descubrimos que esta iniciativa ha sido prohibida y condenada tanto por las autoridades  de Bruselas como por los gobiernos de los países afectados. Pero descubrimos también que esta Asociación Cultural, como tantas otras de Portugal, Italia, Grecia y España, piensa convocar igualmente la consulta popular entre los espectadores. Sin embargo la policía se entera de sus intenciones.

 

Jueves, 19 de mayo: ARRODILLADA POR DENTRO.

Centro Cultural La Corrala – UAM. Madrid.

Compañía: Nuevo Teatro Fronterizo.

Ciclo “Mujeres de Papel”

Mujeres de papel“A lo largo del siglo XX, mientras un número creciente de mujeres luchaban en Europa y en América por alcanzar una mayor visibilidad en sus respectivas sociedades y por abrir un camino hacia la igualdad, la literatura -especialmente la narrativa- pareció acompañar y quizás estimular estos procesos creando una galería de personajes femeninos que, en su momento y en su país, contribuyeron a romper no pocos tópicos y a levantar tabúes seculares.

El NTF propone, así, una serie de monólogos y/o escenas breves inspiradas en una serie de novelas del s.XX en las que el autor o autora destaca a sus protagonistas, mujeres imaginarias que en su tiempo (y aún hoy) significaron una importante ruptura de los estereotipos femeninos vigentes. Este trabajo de creación sobre textos narrativos preexistentes, toma forma y cuerpo en dos funciones teatrales que entrelazarán los monólogos de estas heroínas de papel, cuestionadoras de una idea de mujer que ha prevalecido durante siglos en la cultura occidental.

Arrodillada por dentro es la adaptación de la novela “La Plaza del Diamante”, de Mercè Rodoreda. A partir de una carta y un diario que le deja a su hija, Colometa le cuenta su historia: la difícil convivencia con su marido, la relación con las palomas de su palomar y su experiencia personal con la llegada de la República, la Guerra Civil y la Postguerra. Llega a arrepentirse de algunas de las cosas que le cuenta, pero ya es demasiado tarde para cambiarlo.”

Jueves, 30 de junio: AMANECER EN ORÁN.

Teatro de Cámara de la Facultad de Artes. Chihuahua. MÉXICO.

Compañía: Xchamana

cartel amanecer

Bilal e Hicham, únicos inmigrantes ilegales que sobreviven al naufragio de una patera, llegan a nuestras costas. En la playa, un Hombre que forma parte de una mafia los extorsiona proponiéndoles llevarlos a Málaga a cambio de dinero. Si no aceptan, los entregará a las autoridades.

Fauna de empresa (diccionario práctico)

Este diccionario no habría sido posible sin el empeño y la ilusión que el eminente biólogo Don León Campos Montes –En Paz Descanse- puso en su confección. Convencido de que los cambios que ha sufrido el ecosistema empresarial europeo-occidental en los últimos años pueden ser cruciales para el futuro de la Humanidad, el Profesor Campos Montes centró todos sus esfuerzos en obtener financiación para organizar una expedición a los rincones donde se ocultan las especies más inaccesibles de la fauna empresarial, sin importarle los peligros que su estudio pudiese conllevar para su integridad física, al tener que aproximarse e incluso convivir con los depredadores más temibles del planeta.

    Durante 10 años presentó su proyecto a diversas fundaciones, instituciones y administraciones públicas, con la esperanza de que alguna mente preclara con cargo de responsabilidad apreciase el valor que dichas investigaciones podrían tener para futuras generaciones. Pero las únicas mentes preclaras que encontró no ostentaban cargos de responsabilidad y no pudieron convencer a quienes sí los ostentaban del interés del proyecto. Afortunadamente para la comunidad científica, al Profesor Campos Montes le tocó la Primitiva y pudo por fin poner en marcha su expedición.

          Durante los siguientes 5 años se internó en diversas empresas del sector servicios, algunas de ellas de clima realmente hostil, llegándose a perderle la pista durante meses enteros. Acampaba en rellanos de escaleras de incendios, salas de mantenimiento, túneles de ventilación, lavabos en desuso, almacenes de material de oficina, procurando no ser descubierto por los especímenes objetos de estudio y poder observar así su comportamiento espontáneo. Éste es el legado que nos dejó antes de quedarse atrapado en la trituradora de documentos confidenciales que lo devoró sin piedad.

Águila: Aunque no siempre frecuenta las cumbres más altas de la empresa por encontrarlas demasiado frías y poco hospitalarias, es una pieza clave del ecosistema puesto que su agudeza visual, combinada con su instinto, le permiten captar ideas, peligros u oportunidades únicas antes que los demás. Acostumbran a anidar en departamentos creativos, de márketing y de investigación y desarrollo.

Buitre: Envidioso del lugar que ocupan los especímenes que se elevan por encima de él, e incapaz de levantar el vuelo hasta esas alturas por sí mismo, espera paciente que a su alrededor alguien deje abandonada una buena idea, un cargo, un proyecto sin firmar, para apropiárselo como animal carroñero que es, sin gran esfuerzo, y valerse de él para ascender paso a paso hacia las cumbres más altas de la empresa.  Su naturaleza también le empuja a rondar hembras solas e incluso con pareja – asegurándose previamente de que el macho no se encuentra en los alrededores o, mejor aún, de que habita en un ecosistema lejano. Si además la hembra en cuestión mantiene una buena relación personal o profesional con las especies dominantes, su hostigamiento se hace más obstinado y muy difícil de esquivar. Es una especie en expansión.

Burro: Esta especie no tiene ni idea de en qué terreno se mueve, pero intenta disimularlo a toda costa haciendo creer a las demás especies que lo conoce perfectamente. Casi nunca lo consigue, y entonces intenta crear a su alrededor el entorno propicio para que no le cuestionen públicamente sus  decisiones erróneas. Si se sale con la suya puede llegar hasta la cima del ecosistema.

      Existe una variante, el borrico, que a pesar de no tener ni idea de nada despierta simpatías por su buen carácter. Y como sus meteduras de pata no suelen ser tan flagrantes como las del burro, se le acaban tolerando.

    Otra subespecie es el asno. Más ignorante aún que el burro, intenta tapar su falta de conocimientos rebuznando para ridiculizar y poner en cuestión los conocimientos de quienes le rodean, ganándose muchas antipatías por ello.

 Cabrito: Así como el buitre procura no dejar rastro de su actividad carroñera, o incluso disfrazarla de esfuerzo ante las otras especies de su hábitat, al cabrito normalmente le importa un pimiento lo que sus iguales piensen de él. Normalmente lleva poco tiempo habitando en el ecosistema, llega a él creyendo que va a ser fácil escalar con rapidez y  por sí mismo hasta las cimas más altas. Y al darse cuenta de que el camino es más lento y escarpado de lo que creía al principio, intenta hacerse notar desde su modesta ubicación ante las especies dominantes, dándoles a entender que su talante, sus dotes de mando y su inteligencia están muy por encima del resto de la manada y  que por lo tanto merece estar por encima de ellos.

Cabrón: En su día fue un cabrito, cuyas expectativas no se llegaron a cumplir. Posiblemente las especies dominantes le ignoraron cuando intentó llamar su atención y se tuvo que conformar con seguir en la manada. Desde ese momento la frustración y la rabia le reconcomen y por ello es hostil a sus congéneres, mostrándose malhumorado con ellos, negándoles su ayuda en caso de necesidad, ahuyentándoles cuando se acercan a su territorio y traicionándoles a la menor oportunidad. En los comedores de empresa se le identifica rápidamente porque acostumbra a comer solo. Lamentablemente, el hábitat del cabrón se expande año tras año hacia las zonas más altas del ecosistema, con el beneplácito de las especies dominantes.

 Camaleón: Especie con el instinto de supervivencia muy desarrollado, el camaleón tiene una capacidad innata para adaptarse a las circunstancias, por muy adversas que sean. No acostumbra a dar la cara y decir lo que piensa, siempre dice lo que los depredadores esperan oír, para evitar ponerse en su punto de mira y terminar siendo una presa fácil. Intenta pasar desapercibido, sobre todo en épocas de cambios y de disputas internas, y sólo se posiciona cuando ya hay un claro vencedor (y siempre a favor de éste). Normalmente se conforma con mantener su territorio, no ambiciona ascender a puestos más altos de la pirámide trófica. Su presencia también es muy abundante en ecosistemas políticos.

Camello: Especie capaz de crear su propio ecosistema – al que denomina “chanchullo”-  dentro del hábitat empresarial, basado en la venta de sustancias psicotrópicas que obtiene de individuos que viajan por ecosistemas más exóticos. Mantiene relaciones profesionales con todas las especies de la cadena trófica, desde el insecto más insignificante hasta el individuo dominante, siempre y cuando le proporcionen a cambio la sustancia que lo sustenta, a la que denomina “pasta”. La calidad y el precio de las sustancias que proporciona van aumentando a medida que su venta asciende por la cadena trófica. A veces le desmantelan el ecosistema y entonces se joroba.

 Cerdo: Individuo cuyo pasatiempo preferido consiste en ensuciar el nombre de los demás, difamándolos a sus espaldas con bulos que hace correr. Posee la habilidad de borrar sus huellas. Su vocabulario suele ser más bien pobre y su aspecto poco elegante. A menudo descuida sus obligaciones porque está demasiado ocupado dedicándose al acoso sexual. Afortunadamente, a todo cerdo le llega su San Martín.

 Coneja: Siempre está embarazada. Provoca confusión a su alrededor y comentarios tales como “¿Pero no había parido ya?”.  Es una especie peculiar del ecosistema, puesto que sus prioridades no están puestas en el ascenso a las cumbres más altas. Por ello no acostumbra a ostentar altos cargos, renunció a la despiadada lucha por obtenerlos, y eso es lo que la protege de los depredadores arribistas y trepas, que no ven en ella un peligro para sus intereses. Sin embargo en los ecosistemas empresariales más salvajes y primitivos se la expulsa de la manada por considerarla poco productiva, nada rentable y un mal ejemplo para el resto de las hembras. En ecosistemas favorables, la presencia de la coneja tiende a estimular la actividad reproductora de las hembras comprendidas entre 26 y 35 años.

Conejillo de Indias: Espécimen joven, honesto, trabajador, de aspecto inofensivo y, ante todo, prescindible, normalmente se le encomienda un proyecto dudoso o se le nombra director de un departamento de nueva creación en el que no se tiene mucha fe o es asignado como colaborador de algún ejemplar con el que ningún otro ejemplar del ecosistema quiere trabajar (normalmente un cabrón). En semejante situación los individuos más viejos del lugar  no acostumbran a dar dos duros por él, y en la mayoría de los casos tienen razón: el conejillo de indias acaba enfermando, o huyendo, o es simplemente devorado por los depredadores. Sin embargo, en contadas ocasiones, gracias a su entusiasmo y su tesón el conejillo de indias consigue llevar a cabo su misión con éxito, y entonces se le sitúa en un lugar destacado del paisaje.

 Cotorra: Posee una habilidad admirable para hablar sin parar y para provocar jaquecas a su alrededor. Sus conversaciones –más bien largos parlamentos en los que sólo se detiene a tomar aire para poder continuar y no da opción a intervenciones ajenas- normalmente duran horas, y pueden ser sobre cualquier tema relacionado con la vida cotidiana como automóviles, compras, maridos, esposas, hijos, fútbol, novios, novias, seguros, hipotecas, programas de televisión o cotilleos de famosos.  Tiene una tremenda facilidad para pasar de un tema a otro sin previo aviso, y sin que venga a cuento. Normalmente no aspira a puestos más altos, con tener a alguien que le escuche resignadamente ya tiene más que suficiente. No se le puede confiar ningún secreto porque siempre lo acaba contando.

Cucaracha: Insecto asqueroso y repulsivo que nunca da la cara y que vive escondiéndose de cualquiera que pueda pedirle un favor. No aporta nada al ecosistema y se conforma con las migas que dejan abandonadas los demás. Vive en los sótanos del ecosistema, está convencida hasta tal punto de que las cosas no pueden ser de otra manera, que critica a cualquier individuo  que intente salir del sótano.  Su máxima aspiración es que nadie se fije en ella. A veces los depredadores bajan al sótano para pisar alguna y disfrutar oyendo cómo cruje.

Delfín: Espécimen designado como sucesor del individuo dominante del ecosistema empresarial, la actividad del Delfín se desarrolla en las altas cumbres, cerca del mismo hábitat que su protector, que por un lado le prepara para su futuro puesto de individuo dominante y por otro le protege del acoso de los grandes depredadores que quieren arrebatarle el territorio. De mediana edad, acostumbra a acumular experiencia, eficacia y reconocimiento, pero aún así es cuestionado hasta el mismo instante de su sucesión (y después también, pero siempre a sus espaldas). Si procede del sector de las águilas, puede afirmarse que el equilibrio del ecosistema pervivirá indefinidamente. Si procede del territorio de los cabritos, todo apunta a un grave deterioro del clima. En los ecosistemas políticos, el índice de mortalidad del Delfín es muy alto.

 Dinosaurio: Individuo que, por su concepción de la empresa, del trabajo, de la organización, de la producción y demás leyes que rigen el ecosistema, pertenece a épocas ante-diluvianas. En su momento fue muy poderoso e influyente en la cúspide de la pirámide trófica, despertaba temor y respeto a su paso, pero en la actualidad sólo es una molestia y una reliquia del pasado. En cada ecosistema a menudo hay uno o dos, casi siempre cerca de la edad de jubilación. En aquellos ecosistemas más benignos –o en aquellos en los que su firma aún resulta indispensable- se le asigna un puesto honorífico y se le invita a quedarse en casa. En ocasiones se resiste a asumir su condición de dinosaurio y entonces resulta muy difícil dominarlo.

Esponja: Normalmente joven y activa, la esponja se caracteriza por su capacidad para el aprendizaje. Su objetivo es conocer a fondo el terreno sobre el que se instala el ecosistema empresarial en el que desarrolla su actividad, así como el comportamiento de los individuos que lo habitan, para convertirse en una experta en la materia. Sin embargo su intención última es largarse de allí y crear su propio ecosistema, para erigirse en su individuo dominante.

 Foca: Término despectivo muy expandido –sobre todo entre machos- con el que se adjetiva a hembras no anoréxicas, sea cual sea su posición en la jerarquía de la empresa. Normalmente se le aplica a sus espaldas, cuando se le dice a la cara indica que se ha llegado a una situación de crisis y enfrentamiento. Se ha detectado que a nivel fonético existe la variante fffocca, que indica desprecio, y la variante fffuucca, que indica odio y rencor. Cuanto más alto es el puesto al que una hembra no anoréxica consigue llegar, más frecuente es el uso que hacen los envidiosos de dicho apelativo sobre su persona.

Gallina: Dícese del individuo con carácter retraído y excesivamente prudente, por no decir cobarde, que no se atreve a manifestar su opinión ni a posicionarse cuando hay divisiones dentro de la manada, y que sencillamente desaparece sin dejar rastro. Jamás participa en actos reivindicativos ni movilizaciones sindicales. Normalmente el resto de la manada acaba ignorándole y dejándole solo a expensas de los depredadores.

Gallito: De género masculino, se distingue de la gallina porque antes de escurrir el bulto en presencia de los especímenes dominantes, alardea ante sus iguales de la manada con decir las cosas por su nombre, a la cara, sin importarle las consecuencias, normalmente utilizando coletillas tipo “porque alguien tiene que plantarse en esta empresa”. A la hora de la verdad nunca hace nada, pero siempre argumenta su cambio de actitud de manera muy razonable.  En el terreno del cortejo a las hembras, el gallito siempre alardea de que sus tácticas son las más eficaces. Pero jamás se le ha visto hacer demostraciones públicas de ello.

Gorila: Especie temida por su tamaño y su fuerza, su misión consiste a menudo en salvaguardar el perímetro exterior del ecosistema y protegerlo de la entrada de intrusos malintencionados. En los ecosistemas provistos de muchos recursos, a los individuos dominantes se les asigna uno o varios ejemplares de gorilas para que velen por su seguridad. En tales entornos el número y la calidad de los gorilas que protegen a un espécimen de las cumbres indican su posición dentro de la jerarquía del ecosistema.

Gusano:  Individuo capaz de perder su dignidad sin ningún reparo con tal de satisfacer los deseos de las especies dominantes, esperando ganarse su confianza mostrándoles servidumbre y rindiéndoles pleitesía. Su intención no es tanto erigirse en individuo dominante (y si lo es acaba viendo que va por muy mal camino) como compartir su hábitat con ellos y gozar de las vistas que proporcionan las alturas, aunque ello le suponga tener que vivir a ras de suelo. A pesar de convivir con especímenes peligrosos su vida pocas veces corre peligro, puesto que aquéllos le consideran poca cosa e indigno de sus fauces. Le encanta llevar cafés y decir “ya lo hago yo”.

 Halcón: Especie dominante por excelencia. Agudo, perspicaz y cruel, le encanta elevar el vuelo sobre la manada y disfrutar viendo cómo les infunde temor a su paso. Pertenece al sector menos dialogante y más intransigente de la élite jerárquica, y no le importa reconocerlo ni adquirir mala fama por ello, convencido como está de tener a Dios y a la Patronal de su lado. Cuando le echa el ojo a una presa, es prácticamente imposible que logre escapar de sus garras. Sus lugares de caza predilectos son aquellos departamentos en los que se producen más quejas. Acostumbra a anidar en un despacho de los pisos más altos, pero casi nunca se encuentra en él, prefiere patrullar sus cielos. En los ecosistemas políticos sus presas predilectas son inmigrantes y palestinos.

Hiena: Depredador astuto y peligrosísimo, la hiena se muestra amable con su futura víctima y le sonríe, intentando ganarse su confianza, sonsacarle todos sus conocimientos, compartir sus contactos y cualquier tipo de información, para finalmente eliminarla cuando le da la espalda y devorar sus restos sin dejar rastro. Su estrategia de caza siempre es la misma: elige víctimas bien situadas en su ascenso hacia las cumbres de la empresa, aprovechándose de su ímpetu, e incluso llega a abrirle camino en tramos aparentemente difíciles para que no dude de sus buenas intenciones. Una vez decide que el resto del camino ya puede hacerlo sola, la hiena elimina a su acompañante y sigue ascendiendo, disfrazándose de animal noble para ser aceptado por los especímenes que habitan las altas cumbres. En los ecosistemas políticos su comida predilecta son los delfines.

Hormiguita: Sea cual sea su puesto, la hormiguita está obsesionada por el orden, la responsabilidad y el trabajo. Nunca deja nada a medias, siempre sabe dónde está todo, su mesa es la única que dispone de bolígrafos, grapas, tijeras, clips y demás utensilios de oficina, y por ello es visitada con asiduidad. Soluciona problemas del ordenador cuando ya todo el mundo los considera irreparables. Siempre llega puntual a su puesto y nunca lo abandona antes de tiempo.

Lapa: Ser desorientado, obtuso y con poca capacidad de comprensión, necesita de un individuo competente para subsistir en el ecosistema. Una vez lo ha localizado, se le pega a la espalda y sólo lo suelta para ir al lavabo. El individuo que carga con él intenta sacárselo de encima con discursos, luego con broncas y finalmente con insultos. Entonces la lapa se suelta e intenta subsistir por sí sola un breve tiempo. Pero como nunca lo consigue acaba volviendo al mismo huésped o a otro distinto. Finalmente encuentra a alguien de anchas espaldas que la da por imposible y que se resigna a cargar con ella. Si se pega al individuo idóneo, es capaz de sobrevivir a las peores tempestades.

 Leona: Ejemplar noble que desprende seguridad en sí mismo y es capaz de defender con arrojo, decisión y valentía sus argumentos y sus convicciones como si fuesen sus cachorros, ante individuos que se encuentran por encima de ella en la jerarquía del ecosistema y que cuestionan su trabajo con ligereza. Es difícil someterla y hacer que se doblegue a la jerarquía establecida en el ecosistema, y por ello su estancia en él no acostumbra a ser muy duradera: O se cansa y se va, o se la expulsa, o se la elimina dejándola a expensas de hienas y halcones. Normalmente tiene más talento e inventiva que sus superiores, y ello es lo que le cierra las puertas a las posibilidades de ascenso.

Lince: Inteligente y cauto, administra sus recursos con suma habilidad. Tiene buenas ideas y es hábil en sus tareas, pero sólo da muestra de ello en el lugar adecuado y en el momento adecuado,  que suele coincidir con reuniones de alto nivel con los especímenes dominantes u otros especímenes de menor rango pero con capacidad para situarlo en un escalafón superior del ecosistema. Al igual que el águila, tiene un instinto especial para prever futuros cambios en el paisaje. A diferencia de hienas y cabrones, el lince no asciende en la pirámide trófica a expensas de los demás ni dejando un rastro de cadáveres tras él.

 Lirón: No suele tener una posición muy elevada en la pirámide de la empresa, y como por ello pasa bastante desapercibido puede dedicar la mayor parte del tiempo a dormitar, que es lo que más le gusta. Hay división de opiniones en la manada respecto a su conducta: a unos les parece irritante –sobre todo si ronca- y en cambio a otros les provoca ternura e incluso lástima. Si tiene buen carácter acaba convirtiéndose en una especie de mascota de la manada. Si tiene mal carácter, acaba siendo arrojado a los depredadores –a menos que sea cuñado de un espécimen dominante, que ejerce de protector suyo-.

Loro: Bichejo sin ninguna inteligencia especializado en repetir las palabras de sus superiores con alguna ligera modificación para que parezcan suyas, creyendo que de ese modo se ganará su simpatía y un ascenso. Normalmente llega a conseguir dicha simpatía, pero casi nunca el ascenso. Suele detentar algún cargo intermedio, y si consigue un cargo superior siente terribles ataques de ansiedad, porque no es capaz de asumir la responsabilidad que conlleva, sólo sabe repetir lo que dicen otros. Después de largos períodos de observación, se ha llegado a la conclusión de que no tiene personalidad. Y si la tiene, está muy oculta bajo una gruesa capa de estupidez.

Marmota: De conducta idéntica al lirón y de tamaño más grande (normalmente tiene una barriga prominente), su elevado rango en la pirámide del ecosistema le permite dormir impunemente, sin disimular como a veces tiene que hacer el lirón, rindiendo sólo cuentas ante los pocos individuos dominantes que hay por encima de él –que casi siempre prefieren que siga dormitando a que esté despierto ejerciendo su cargo, para el cual normalmente es un inútil-.

Mosca cojonera: Espécimen especializado en revolotear y posarse sobre las partes blandas de los ejemplares dominantes, produciéndoles un enorme escozor que les impide moverse a sus anchas. A ese revoloteo se suman otras actitudes molestas para dichos ejemplares, como organizar protestas en la manada, llamar a las cosas por su nombre o poner públicamente en cuestión las opiniones de un depredador influyente. Aunque proponga alternativas mejores para mejorar el ecosistema, debido a su falta de tacto y a su nula cautela normalmente acaba siendo eliminado.

Mula: Espécimen obcecado y tozudo, que no quiere ver más allá de sus narices. Una vez ha tomado una decisión ya nadie puede hacerle cambiar de idea, aunque se sepa solo y tenga que enfrentarse al resto del mundo. Pero a diferencia de la leona, no tiene argumentos razonables con los que defender su postura. Y cuanto más se insiste para que la abandone, más se aferra a ella. Ejemplar con mucho futuro en ecosistemas habitados por entrenadores de fútbol, ministros y ejecutivos de televisión.

Musaraña: Después de meses de observación ha sido imposible tener un contacto visual con este espécimen, pero al parecer a muchos individuos del ecosistema les gusta gozar de su compañía. A dichos individuos se les identifica porque pierden fácilmente el hilo de una conversación, olvidan tareas urgentes que se les había encomendado o se confunden a menudo con las instrucciones que reciben.

 Ostra: Individuo que no se siente estimulado ni por su posición ni por la tarea que tiene asignada en el ecosistema, y por lo tanto se aburre profundamente. Aún así, para intentar combatir la apatía y el tedio de vez en cuando acelera su metabolismo y fabrica una perla. Si dicha perla cae en manos de los responsables del ecosistema y es apreciada por ellos, se saca a la ostra de las profundidades y se la dota de estímulos para que produzca perlas como esa de forma más continuada. Pero en algunos casos la perla cae en manos de un depredador que, celoso del talento de la ostra, se la come cruda.

Pardillo: Animalillo recién llegado al ecosistema, convencido de que con trabajo, seriedad, responsabilidad y constancia puede ascender hacia las cumbres más altas.  Tiende a ignorar que entre los especímenes con los que debe convivir en los despachos se esconden depredadores sanguinarios y parásitos oportunistas, y casi siempre acaba sucumbiendo ante ellos. Existe una especie de pardillo muy codiciada en los ecosistemas empresariales, que se denomina “becario”.

Pantera:  Inteligente y astuta, buena conocedora del ecosistema y muy preparada, utiliza su sofisticación y su sensualidad para saltar por sorpresa sobre un espécimen dominante, al que previamente elige con sumo cuidado, sometiéndolo posteriormente a una atracción hipnótica -bajo cuyos efectos puede estar meses e inclusos años- que le facilite su ascenso a las cumbres para poder demostrar de una vez por todas, una vez ahí, lo que vale. Se ha observado que dicha conducta es una estrategia de supervivencia en aquellos entornos donde los especímenes dominantes promocionan más lo físico que lo intelectual.

Pava: Hembra que intenta fingir ante el resto de la manada que es más inteligente, sofisticada y eficiente de lo que es en realidad, sin éxito. Posee la facultad de despertar en todos ganas de abofetearla y/o insultarla y/o arrojarla por una ventana. Le encanta ir al lavabo con otras pavas y retocarse continuamente el maquillaje (casi siempre excesivo).

Perro: La conducta de este espécimen varía según quién lo haya domesticado. Los hay que se pasan el día tumbados al sol y los hay que sólo viven para hacer perrerías a los individuos productivos de su entorno y disfrutar con la cara que ponen. Sin embargo, dos son las razas por las que los individuos dominantes sienten especial predilección: el perro fiel, que jamás cuestiona a su dueño porque está convencido de que todo lo que hace está bien y es lo correcto. Le acompaña a todas partes, le aprecia y daría su vida por él. El perro guardián, que no se cuestiona si su dueño tiene razón o no, simplemente obedece sus órdenes ciegamente y le defiende de quienes le cuestionan, mordiéndoles el cuello sin piedad si es preciso. Porque sabe que mientras le obedezca, nunca le faltará comida.

Sanguijuela: Parásito asqueroso que, aprovechando su escalafón en la pirámide del ecosistema, exprime a sus subordinados hasta la extenuación siempre bajo amenazas que no se preocupa en disfrazar, y casi nunca correspondiendo dicho esfuerzo con una compensación económica adicional. Le encanta proclamar que el ecosistema empresarial debe ser lo más importante en sus vidas, y decide si sus subordinados deben seguir en él según se queden más horas o se lleven trabajo a casa, aún siendo fin de semana. Su presencia en el ecosistema degrada el clima hasta tal punto que, si ninguno de los especímenes dominantes actúa para pararle los pies, manadas enteras acaban marchándose a buscar mejores pastos.  Muy extendida en Japón y Norteamérica, su creciente proliferación en Europa es preocupante.

 Tiburón: Espécimen muy influyente y sin escrúpulos que el individuo dominante envía a otros ecosistemas con los que compite para que los ataque por sorpresa cerrando negocios con sus proveedores y/o con sus clientes. Aprovechando su habilidad para moverse largas distancias por las profundidades sin ser detectado, para luego salir disparado hacia su presa y devorarla, el tiburón llega a infiltrarse en ecosistemas hostiles al suyo para espiar sus actividades, para desestabilizarlos si cabe y, siempre que sea posible, para destruirlos. Acostumbra a llevar traje y corbata, aunque algunos se la quitan para parecer inofensivos. En ecosistemas políticos, el hábitat en el que se mueven más a sus anchas son los servicios de inteligencia.

Tigre: Nunca se le ve, pero siempre deja un rastro muy fuerte y desagradable a su paso. Tras años de observación infructuosa esperando verle aparecer, se ha llegado a la conclusión que le gusta relacionarse preferentemente con machos hidrofóbicos de toda condición, que sólo se acercan a acumulaciones de agua para beber, puesto que es en ellos donde deja el rastro de su olor. En las estaciones cálidas, quizá debido a la escasez de agua, que le obliga a moverse más entre la manada, su rastro se extiende bastante más.

 Tigresa: Hembra sexualmente muy activa, con instintos libidinosos muy desarrollados. Su cuerpo libera al aire grandes cantidades de feromonas. Consciente de que su presencia desata en los machos del ecosistema tormentas hormonales, la tigresa busca entre ellos a los individuos mejor dotados para satisfacer su exigente actividad sexual. Independiente y nada propensa a dejarse dominar, abandona al macho cuando éste empieza a provocarle tedio o a hacerle propuestas de matrimonio, y sale de nuevo a la caza. Se la puede encontrar en cualquier eslabón de la cadena trófica.

 Topo: Individuo que los especímenes dominantes infiltran en ecosistemas de la competencia para conocer sus movimientos por anticipado. A veces incluso se le infiltra entre los miembros de la manada del ecosistema propio, para detectar elementos hostiles y disidentes. No tiene la velocidad, la corpulencia y la ferocidad del tiburón y por ello nunca se da a conocer, pero se aprovecha de su pequeño tamaño y de su apariencia inofensiva para recabar todo tipo de información que pueda interesar a su amo.

 Tortuga: Individuo de metabolismo lento y de reacciones químicas cerebrales pausadas. Suple su falta de velocidad con la constancia, tomándose su tiempo para hacer las cosas. Normalmente no asciende en la cadena trófica porque hay otros individuos mucho más rápidos que él, es objeto de burlas por parte de compañeros desaprensivos y recibe reprimendas por parte de cabrones y sanguijuelas. Pero su duro caparazón lo mantiene invulnerable a sus efectos. Su ritmo de vida y de trabajo lo hacen inmune al stress, a la ansiedad y a los infartos, y por ello su longevidad es mucho más elevada que la de la mayoría de especímenes que lo dejan atrás en su carrera por ascender a la cima.

Vaca marina: Término ofensivo con el que ciertos especímenes primitivos –sobre todo machos- adjetivan a hembras gordas o más voluminosas que aquéllas a las que denominan “focas”. Sin embargo jamás lo usan en presencia de la hembra en cuestión, sólo lo usan entre ellos, y les hace mucha gracia. Cuando la vaca marina se entera arremete contra el grupo de individuos que la define en tales términos, atacándolos con ferocidad. Se puede identificar al individuo que ha sido objeto del ataque de una vaca marina porque durante semanas lleva marcados cinco dedos de la mano en la mejilla.

 Vaca sagrada: Espécimen que ha alcanzado las más altas cumbres del ecosistema por razones que nadie logra entender, y al que se protege con una capa de fe reverente y supersticiosa que le hace intocable, incuestionable e inmune a las críticas. Normalmente se debe recurrir a embadurnarle con dicha capa cuando su labor en el ecosistema es poco eficaz y muy cuestionable. Es un serio candidato a dinosaurio.

Víbora: Reptil que se agazapa bajo la sombra de mesas de despacho, observando la situación desde su escondrijo y esperando a que el terreno esté despejado para reptar hasta una sombra que le dé mejor cobijo. Si se la molesta no duda en morder e inocular su mortífero veneno, que puede terminar con la vida de la víctima. Sus víctimas pueden ser individuos de otras especies más grandes que, despreciando su tamaño, la consideran poco peligrosa, o pobres desprevenidos que ignoraban su presencia y pretendían cobijarse en su despacho. El individuo dominante del ecosistema nunca la pierde de vista, y si la víbora se atreve a acercársele dispuesta a morder, le echa encima los halcones para que acaben con ella.

Zángano: Individuo vago que no se molesta ni en fingir que trabaja. Su única preocupación es gozar de las comodidades y el sueldo que le da su puesto, así como matar el tiempo de trabajo de la forma más entretenida para que pase deprisa. Para ello dispone de una alta gama de entretenimientos, como leer el periódico, conectarse a internet, jugar a batallas de barcos o salir al bar de enfrente. Tiene una habilidad especial para inducir a otros individuos a acompañarle a tomar algo, y para conseguir que sean ellos los que paguen la cuenta haciéndoles creer que se ha dejado la cartera arriba. Su hábitat preferido se halla en ecosistemas burocráticos y funcionariales.

 Zorro: Animal astuto y escurridizo, buen conocedor del terreno en el que se mueve, consigue a menudo esquivar a los depredadores y carroñeros más agresivos, llegar a las cimas más altas y erigirse una vez allí en individuo dominante del ecosistema. Al igual que águilas y linces, posee una aguda visión que le permite anticiparse a los acontecimientos. Pero posee un olfato más fino y un oído más agudo que ellos y, ante todo, un sentido de lo práctico mucho más desarrollado. Independiente y amante de la libertad, puede fingir cuando le conviene que se le ha domesticado hasta que considere oportuno demostrar que no es así. Aún siendo un depredador, nunca mata más de lo necesario y jamás lo hace por placer. Su presencia en las cimas, si sabe rodearse de un entorno adecuado, suele ser beneficiosa para el ecosistema.