P.I.G.S.

P.I.G.S. son las siglas que usan algunos altos funcionarios y ciertos individuos vinculados a los círculos de poder económico y financiero de la Unión Europea, para referirse a los principales países del Sur de Europa: Portugal, Italia, Grecia y España –Spain en Inglés, de ahí la “S” final-, aunque últimamente se ha incluído eventualmente la “I” de Irlanda, por haber cometido el delito de tener que ser rescatada. ¿Por qué usan esas siglas para referirse a nosotros? Porque PIGS en Inglés significa Cerdo.

pigs1  Así pues, esos individuos comparan a Portugal, Italia, Grecia y España con cerdos. Es una forma despectiva de decir que desde su punto de vista estos países –sus gobiernos y por extensión sus ciudadanos- somos el lastre de la Europa moderna y productiva en la que tenemos la suerte de estar metidos; la rémora sin la cual la Unión Europea podría crecer y mostrarse al mundo con todo su potencial económico y financiero.

pigs2En un artículo publicado en Libre Mercado, titulado La imagen de España en el extranjero: así nos ven nuestros vecinos europeos, se dice esto:

Aunque las cifras no son buenas, los autores del informe apuntan que en realidad la percepción de los diferentes países por los ciudadanos de sus vecinos se ajusta bastante a la realidad. Así, “España y otros países de Europa del Sur tienen una imagen institucional que tiende a ser baja o media-baja, muy acorde con niveles de corrupción altos o medio-altos; tienen una reputación económica baja o media-baja, también de acuerdo con niveles bajos o medio-bajos del PIB per cápita; y tienen una reputación tecnológica baja o media-baja, coherente con sus niveles de capacidad de innovación”. ¿Y qué podemos hacer? Pues Pérez Díaz y Rodríguez aseguran que ésta “no es una tarea que se resuelva con campañas de imagen que insistan en los aspectos positivos de nuestros país. El Gobierno, las elites y el público en general han de mostrar con sus compromisos, sus comportamientos y con el lenguaje que utilizan que estamos dispuestos a cambiar, como no lo hemos estado nunca en los últimos treinta o cuarenta años”.

 Para leer el artículo completo: http://www.libremercado.com/2013-01-17/la-imagen-de-espana-en-el-extranjero-asi-nos-ven-nuestros-vecinos-europeos-1276479527/

 En otro artículo de Finanzas.com, se admite que medios anglosajones como “Financial Times” siguen denominándonos PIGS. Y eso que se escribió cuando en España la tasa de paro “aún sólo” era del 19.5 %. Imaginaos ahora: http://www.finanzas.com/noticias/economia/2010-03-22/260883_que-verdad-pigs-analizamos-situacion.html

pigs3 En estos momentos de tanta crisis, con tanto paro, tanta precariedad, tanto desahucio, muchos de nuestros ciudadanos y ciudadanas ven que nuestros impuestos y el dinero de los rescates van antes a salvar a los bancos que a las personas. Que se prioriza antes el pago de la deuda y de sus intereses a los bancos alemanes, en lugar de intentar aliviar el sufrimiento y la presión a la que se ve sometida la población. Vemos día a día recortes en Enseñanza, en Sanidad, en ayuda a la dependencia, vemos cómo aumenta la precariedad laboral, tanto en despido como en contratación, y sin embargo tenemos que aguantar que los banqueros digan que está circulando mucho el dinero  y que la salida de la crisis es inminente. Y eso, a pesar de los datos del paro:

 El presidente de Banco Santander aseguró que se ha producido un cambio “muy drástico” porque ahora “llega dinero de todas partes”. “Todo el mundo tiene interés en invertir en España”, señaló, indicando que esto se refleja en las subastas de deuda o en la bolsa y dando la bienvenida al aumento de la confianza.

 Son declaraciones de Emilio Botín en Nueva York el 16 de octubre de 2013. (http://www.expansion.com/2013/10/17/empresas/banca/1382016564.html)

 pigs4Mi texto P.I.G.S está escrito en este contexto, en el que muchos ciudadanos empiezan a preguntarse a quién beneficia realmente este invento del Euro y de la Unión Europea. ¿Es ésta la Europa en la que queríamos estar? ¿Es ésta la Europa por la que lucharon en Francia en varias revoluciones desde 1789 y en tantos otros países europeos que quisieron adoptar los principios de esas revoluciones? ¿El futuro al que nos dirigimos potencia los valores de esa Europa o sencillamente facilita las cosas a los poderes financieros, apoyando la privatización de los beneficios y la socialización las pérdidas?

 Al empezar P.I.G.S. –que es una obra donde el público puede participar de forma festiva, como en los montajes de la Compañía La Cubana- estamos en un Teatro donde aparentemente se va a representar una obra inspirada en Hamlet, por parte de una Asociación Cultural. Pero al poco de empezar, los organizadores del acto paran la obra y se dirigen al público. Descubrimos que esta Asociación Cultural se ha sumado a una iniciativa  que llevan a cabo otras asociaciones de los países de la Unión Europea llamados despectivamente PIGS, para organizar una consulta popular con el fin de saber si sus conciudadanos quieren continuar perteneciendo a una Unión Europea que defiende antes los intereses de los bancos que los de las personas, o no. Descubrimos que esta iniciativa ha sido prohibida y condenada tanto por las autoridades  de Bruselas como por los gobiernos de los países afectados. Pero esta Asociación Cultural, como tantas otras de Portugal, Italia, Grecia y España, piensa convocar igualmente la consulta popular. Y si tiene que ser esta noche, en este teatro y con este público, pues adelante. Sin embargo la policía se entera de sus intenciones.

 Si os queréis descargar la obra, la encontraréis en la sección Textos en Español.

Una dramaturgia a favor de la intención.

En la representación que ayer la Compañía TEATRE PELS DESCOSITS me brindó de mi obra RECONSTRUCCIÓN DE LOS HECHOS en el Sant Andreu Teatre (SAT), me llevé varias sorpresas: la primera, la gran calidad del nivel interpretativo y el altísimo grado de entrega de los actores en escena. Pep Salvat, Toni Navarro, Carles Araguz y Paulo Miranda, con la colaboración de Vier Araguz, me dejaron pegado a la butaca con su trabajo.

   Pero lo que me sorprendió más, y de manera muy grata, fue la dramaturgia y la particular puesta en escena que el joven director Martí Salvat (que está a punto de finalizar sus estudios en el Institut del Teatre de Barcelona) hizo del texto. Y no sólo del texto, Martí captó muy bien las intenciones que yo perseguía con la escritura de esta obra y presentó su particular visión, consciente del momento que estamos viviendo, en el que hay una crisis generalizada de los valores democráticos y de la capacidad de los ciudadanos para participar en las decisiones que afectan a su futuro. Una pérdida de derechos justificada por parte de los poderes políticos y económicos, que se amparan en la necesidad de ofrecer credibilidad a esas nebulosas sin cara llamadas “mercados”. Y así, “por nuestro propio bien”, se hacen recortes salariales, se mutilan la sanidad y la educación pública, se decretan reformas laborales salvajes e incluso se sustituye a representantes del pueblo por tecnócratas cuya misión consiste antes en tranquilizar a los mercados que en paliar las penurias que esta crisis está generando en la gente de a pie.

Y Martí Salvat, a mi juicio consciente de esta alarmante coyuntura en la que se iba a representar RECONSTRUCCIÓN DE LOS HECHOS, ha optado por reforzar todos aquellos aspectos que daban protagonismo a esa “Conspiración política en nombre del bien común” (por decirlo de algún modo) que lleva a unos poderes ocultos a asesinar a un presidente de gobierno electo.

En primer lugar destacaría la fragmentación de las dos escenas principales que constituyen el grueso de la obra. Usando un juego de oscuros y un ágil movimiento de los actores en escena, Salvat va de una escena a otra dando así más ritmo a la puesta en escena y obligándonos como público a hacer una verdadera reconstrucción de esta conspiración que se narra, poniendo las piezas que nos va ofreciendo de este puzzle en el lugar que les corresponde. En segundo y tercer lugar, quiero destacar dos monólogos que incluye, que no están en el texto. Pero cabe decir que me gustó tanto su presencia en el montaje, que me arrepiento de no haberlos puesto de inicio. Uno de ellos es el monólogo de Bruto que en la obra de Shakespeare intenta justificar la muerte de Julio César, magníficamente recitado por Vier Araguz y sustituyendo las referencias a Julio César por las referencias al Presidente.

El otro monólogo es el último discurso que pronunció Kennedy antes de ser asesinado, con el que el director optó por empezar la obra. Lo reproduzco a continuación:

“La propia palabra secreto es repugnante en una sociedad libre y abierta; y nos hemos opuesto intrínseca e históricamente a las sociedades secretas, a juramentos secretos y a procedimientos secretos. Porque nos enfrenta en todo el mundo una conspiración monolítica y despiadada que se basa principalmente en medios encubiertos para expandir su esfera de influencia basada en infiltración en lugar de invasión, en subversión, en lugar de elecciones, en intimidación en lugar de libre elección. Es un sistema que ha usado vastos recursos humanos y materiales para construir una máquina eficaz estrechamente tejida que combina operaciones militares, diplomáticas, de inteligencia, económicas, científicas y políticas. Sus preparativos son ocultos, no se publican. Sus errores son enterrados, no salen en los periódicos. Sus disidentes son silenciados, no elogiados. No se cuestionan los gastos, no se publican los rumores, no se revelan los secretos. Es por eso que el legislador ateniense Solón decretó como delito que los ciudadanos se desentiendan de las controversias. Pido su ayuda en la tremenda tarea de informar y alertar a la población norteamericana, confiando que con su ayuda los hombres serán como han nacido, libres e independientes.”

A todos los que han estado presentes en este proyecto de TEATRE PELS DESCOSITS i especialmente a Martí Salvat, mi enhorabuena y mi agradecimiento por ofrecerme una lectura de mi propia obra a través de un prisma comprometido y enriquecedor.